ReporteConfidencial.info - Periodismo Audaz
Premio de Periodismo Digital
Compartir en facebook Siguenos en twitter
Publicidad
Publicidad
OPINIóN   Bulas, Bolas y Balas por Rubén Darío Mata

Los chinos abandonan la isla/ Legisladores desenfocados y desubicados/ Peripecias municipales y algo más

10 de Agosto de 2018 | 1 comentarios | 3479 visitas | Ver imagen original | A+ | A -
¡Comparte esta Noticia!
 
Los chinos abandonan la isla/ Legisladores desenfocados y desubicados/ Peripecias municipales y algo más

EL ADIOS DE  LOS CHINOS. La crisis engendrada por el socialismo del siglo veintiuno está logrando que los chinos abandonen en cambote su espacio comercial en Nueva Esparta, signo indeleble de las graves dificultades económicas que invaden nuestro estado. El zàijiàn (adiós) es definitivo, sin vuelta atrás, recogen sus bártulos y se van, sin pena ni gloria, poniendo punto final a una etapa que comenzó en los albores del año dos mil. El nuevo siglo trajo consigo la proliferación del comercio chino en la región insular; fueron brotando por todos lados abastos, restaurantes y quincallas regentadas por oriundos de tan lejana parte del mundo. Nueva Esparta fue la última entidad federal escogida por los asiáticos, gracias a sus ventajas con respecto al resto del país: menores índices delictivos y un nivel de desarrollo por encima de la media nacional. Eran tiempos cuando la garra socialista aún se maceraba oculta en el veneno letal que años más tarde depredaría las bases del desarrollo de Margarita y Coche, arrasando también con buena parte de nuestra identidad y valores, hasta colocarnos al borde del actual precipicio, junto al resto del maltratado país. No hubo municipio insular que quedara exonerado de la “invasión” china, comunidad muy trabajadora, apacible, pero absolutamente cerrada a mezclar su raza con los de aquí. ¿Un hijo de margariteño con una china? ¡Imposible! Como decía la tía Helena con su encantadora ordinariez: “Más difícil que sacarse un moco con un guante de boxeo”. Tampoco los chinos dejan aportes significativos, ni siquiera desde el punto de vista laboral, por el escaso personal venezolano empleado, casi siempre trabajando en condiciones leoninas. Pero como todo tiene sus excepciones, algunos son buenas personas, no muchos, pero sí los hay. Los chinos tradicionalmente cuidan con extremado celo su privacidad, razón por la cual se ha creado un  halo de misterio, fuente prolífica de cuentos de camino y leyendas urbanas que asaltan la imaginación popular. Lencho Marcano, nativo de Juangriego y de profesión hablachento, de esos que pasa veinticuatro horas del día y un poquito más auscultando la vida ajena, jura por lo más sagrado (menos por la Virgen del Valle) que a los chinos no los entierran cuando mueren, sino que se los comen en forma de agridulces y lumpias. “¿Cuándo has visto tú un entierro de un chino, mi compai?” A las temerarias afirmaciones de Lencho, a pesar de lo exageradas y hasta ofensivas, le sobra público que se las crea y dispuestos a difundirlas con abultados aditamentos. Y como para apuntalar su desaforada lengua viperina, suelta con sobreactuada autosuficiencia: “¿Ves aquel restaurante que está ahí? ¡Pues, ni un solo gato se atreve a merodear por sus alrededores. Lo mismo pasa en los abastos y quincallas”; y allí deja una pausa expectante, como enigmáticos puntos suspensivos para que vuele la imaginación de quienes, boquiabiertos y asombrados, escuchan su perorata callejera. La leyenda urbana, muy difundida en nuestro país desde hace mucho tiempo, ha logrado que no pocos temerosos se abstengan de comer los controvertidos manjares que aparecen en el menú de los comederos asiáticos. Aunque en la actualidad la mayoría hemos dejado de consumir la comida china, no por sus impugnados ingredientes, sino porque dejó de ser lo solidaria que era hasta hace algunos años, cuando era amable con el bolsillo de todos. Esa es la razón verdadera. Aquello de “vamos a comprar un arrocito chino, chop suey y lumpias para no hacer almuerzo hoy domingo”, quedó para la historia, engrosando la lista de los gustos que la “revolución” le ha arrebatado al pueblo, al igual como ocurrió con el pollo en brasa como colofón de una noche de farra, la cajita de cerveza sabatina apéndice del dominó, la pizza para ver el Caracas-Magallanes en la tele, entre otras expropiaciones gastronómicas de un desastre vestido de rojo que apodan “socialismo del siglo 21”. Un filósofo de las penurias de la calle llamado Héctor Lavoe, dijo cantando que todo tiene su final, algo que ahora lo entienden perfectamente los chinos  y por eso se van de Nueva Esparta exclamando: ¡Wǒ bù huì zài cuòguòle! (¡No me la calo más!). Simplemente, se van por las mismas razones que tienen otros para irse, evadiendo desventuras y otras calamidades. Pero la intrigante y traviesa mala lengua de Lencho, fiel a su descocada teoría, insiste en pregonar con sobrada malicia, por todo Juangriego y zonas circunvecinas que, “con la marcha de los chinos ahora los gatos están de fiesta”. Fin de la historia. Cololín, cololado…

VAINITAS SALTEADAS. Fieles a su precario origen y en consonancia con el ruinoso estado en que se encuentra la estructura democrática venezolana, los legisladores regionales “firman un acuerdo” y aplauden frenéticamente el anticonstitucional allanamiento de la inmunidad parlamentaria de diputados de la Asamblea Nacional (en mayúsculas) inventado por una asamblea nacional constituyente (en minúsculas), muy por debajo de la legitimidad del parlamento nacional votado en las masivas e históricas elecciones de 2015, saltándose así, olímpicamente, los procedimientos perfectamente definidos en nuestra Carta Magna. El aquelarre de aquí es una pequeña sucursal de la inquisición de allá. Estos “representantes endógenos del pueblo”, necesariamente entrecomillados,  no se ocupan de la tragedia del sector salud en la región insular a pesar del clamor de pacientes, médicos y enfermeras; tampoco se han percatado que se hundió un ferri esta semana, gracias a la proverbial indolencia del régimen que ellos representan. Hacen caso omiso del drama del transporte que afecta a tantos neoespartanos o del hambre que hace que los más desafortunados coterráneos merodeen por los basureros. Son impasibles ante la debacle del turismo y sus nefastas consecuencias a la economía insular. En fin, miopes con el choricero de angustiosos etcéteras que hace miserable la vida de las mayorías insulares. No, nada de eso. La desubicada prioridad son las facturas políticas, muchas veces prefabricadas, acumuladas por la envidia y la mediocridad que caracteriza a los regímenes socialistas decadentes, valga la redundancia. ¡Es que ni el vergonzoso deterioro de la propia sede parlamentaria pareciera interesarles! Ojalá pisaran tierra, dejaran a un lado el manido libreto y se animaran a arrimarle una al mingo de los verdaderos intereses del pueblo. El parlamento regional vive una de sus etapas más grises, tal vez la peor. Quedó sin el chivo y sin el mecate. No falta quien hoy añore a un chivo apellidado Narváez, que por lo menos denunciaba las vainas de la anterior legislatura, que era mucho más divertida y bastante menos pavosa que la actual. “La incompetencia no puede ser recompensada con lealtad ciega” (Lord Varys).

BARAJOS MUNICIPALES. Un juglar asuntino “de cuyo nombre no quiero acordarme”, habla sobre las renuncias de importantes directores del tren ejecutivo municipal asuntino. Aseguran que las diferencias políticas entre el PSUV y Tupamaros provocaron tales decisiones. El pez grande se resiste a someterse al chico, así este sea cabeza de poder. Son los malos hábitos que emanan de los resabios hegemónicos. También fumean con sísmica recurrencia los cambios por los lados de Marcano. Hace poco se produjo la incomprensible salida de Augusto Mata, director del despacho, de lo mejorcito que tenía ese tren municipal, un hombre de añeja tradición y buen prestigio dentro de la izquierda crepuscular. Pero una alcaldía que comparte el podio de la mediocridad pareciera estar reñida con las virtudes. Dice un deslenguado de los pasillos de palacio, que Augusto se atrevió a cerrarle el candado a ciertas agallas con exceso de intensidad y privilegiadas anuencias, motivo que lo hizo caer en desgracia. Cuentan que  existe un omnímodo y verdadero poder detrás del trono que decide todo tras bastidores; una versión tropicalizada del legendario, sagaz y manipulador monje Rasputín. Las incomodidades generadas salpican a camaradas que cada vez disimulan menos su descontento por los tejemanejes en la municipalidad, y así lo reflejan muchas veces en el Facebook, donde se muestra la crudeza de los enfrentamientos entre correligionarios “revolucionarios” en el municipio de los mil y un crepúsculos. Se cuentan tantas historias por los recovecos juangriegueros, no pocas inventadas, otras contaminadas con el veneno de la intriga y algunas con apariencia de ciertas, que no sería nada malo que algún ser sensato emergiera de ese infiernillo rojo, y con la suficiente valentía, echara el cuento como es. “El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla” (Manuel Vicent).

 
Fecha de la Noticia: 10 de Agosto de 2018
Hora: 15:36:43
Fuente: Rubén Darío Mata
Publicado Por: MCVA
 
¡Comparte esta Noticia!
 
 
COMENTARIOS
1
Ely Arero
11 de agosto de 2018 a las 07:32
Mira Rubén, deja de escribir esta parolata Dedícate a algo útil
 
DEJAR COMENTARIO
Nombre:
*Requerido
Email:
*RequeridoDebe ser un Email
Comentario:
*Requerido

Debe ser un numeroResultado invalido
Resultado invalido

 
ADVERTENCIA: Reporte Confidencial buscará bloquear de forma permanente todo IP del cual provengan comentarios groseros, vulgares o que su contenido atente contra la moral y las buenas costumbres o aquellos destinados a vilipendiar o insultar a autoridades, instituciones o personas . De igual forma, advierte que bloqueará de forma permanente todo IP cuando de él provengan, mensajes de una misma persona, con distintos datos de forma continua en una misma noticia. De ser requeridos por autoridades, entregaremos los IP que violan las leyes y normas que regulan la actividad comunicacional del internet y la(s) persona(s) responsable(s) podra(n) ser juzgada(s) por quien(es) fuera(n) victima(s) de sus comentario(s) o expresiones Reporte Confidencial no es responsable de los comentarios y opiniones emitidos en esta sección , que son de la exclusiva responsabilidad de quien(es) los emite(n). Reporte Confidencial valora la libertad de expresión, así como el derecho que tenemos todos a que se respete el honor y dignidad de las personas. Invitamos a nuestros foristas a expresar sus ideas de forma libre pero con respeto a nuestros lectores. ¡Abierto el debate inteligente de ideas!
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

www.reporteconfidencial.info
Copyright 2010. Reporteconfidencial. Todos los Derechos Reservados.
Reporte Confidencial no se hace responsable por los comentarios emitidos por terceros en nuestras paginas, quienes ejercen plena libertad de expresion y son los responsables ulteriores de sus comentarios.